¿Pérdida de la sensibilidad o excitación anormal nerviosa?

23 de febrero de 2021 by admin0
nervio.jpg

El dolor neuropático se debe a una lesión del sistema nervioso y no a una activación normal de las vías nociceptivas.
Las manifestaciones que pueden ocasionar estas lesiones neurológicas se pueden simplificar en dos tipos: positivas y negativas.
Entre los fenómenos positivos y también los más frecuentes en las clínicas neurológicas, están considerados una extensa lista de signos: crisis comiciales, o mejor conocidas como crisis epilépticas, manifestación clínica síntomas y signos, de una actividad neuronal cortical excesiva y/o hipersincrónica y, por lo tanto, anómala; fasciculaciones, pequeñas e involuntarias contracciones musculares, visibles bajo la piel; parestesias, trastornos de la sensibilidad de tipo irritativo que se manifiesta con sensaciones anormales sin estímulo previo, como el hormigueo; dolor, entre otros.
Las manifestaciones negativas se consideran principalmente la ausencia de función, la cual puede conducir a la pérdida de fuerza en la vertiente motora, a la hipoestesia o anestesia (disminución o pérdida, respectivamente) en la sensitiva y a la, por ejemplo, hipohidrosis (condición que hace que una persona sude menos de lo normal) o anhidrosis (incapacidad de sudar con normalidad) en la vegetativa.
El dolor neuropático se debe a un trastorno de la vertiente sensitiva en el sistema nervioso central o periférico, desde los receptores de la corteza cerebral. La excitación anormal en las vías nerviosas que transmiten las sensaciones, nociceptivas o no, cuando es vivida como desagradable, constituye la base fisiopatológica de este tipo de dolor.
Es necesario entender que el dolor neuropático es un síntoma neurológico y no una enfermedad en sí misma. Además, al corresponder a una lesión nerviosa, con frecuencia se acompaña también de síntomas neurológicos negativos, deficitarios, que pueden hacer más compleja la identificación de los trastornos subjetivos del paciente.
El tratamiento de los pacientes con dolor neuropático debe tener como base el mecanismo fisiopatológico del dolor en cada caso. Siempre se debe valorar la aplicación de técnicas quirúrgicas adecuadas en determinados tipos de compresiones agudas de las raíces o troncos nerviosos, también la aplicación de tratamientos locales con infiltración anestésica y antiinflamatoria; las medidas de fisioterapia y medicina física pueden ser muy útiles en algunas situaciones, y probablemente, en un futuro próximo, los métodos de estimulación nerviosa tendrán una importante función en el tratamiento de estos problemas.
Si usted sospecha de la manifestación de algún signo neurológico anormal en su día a día, una simple valoración médica puede prevenir el desarrollo de alguna enfermedad nerviosa grave. Consulte a su médico.
Fuentes de apoyo: Concepto del dolor neuropático, Serra Carafau J. (2006); Dolor Neuropático, Neurología caso a caso, Antoni Rey Pérez (2008).



Clínica del Dolor


Contamos con diversas acreditaciones para mantener nuestro equipo actualizado y que brinde un servicio personalizado, proponiendo una estrategia de tratamiento que se adecue a las necesidades de cada paciente. La Clínica de Dolor es una unidad especializada en el diagnóstico y tratamiento del dolor.



Suscribirse


Suscríbase a nuestra newsletter para recibir noticias de salud




    Todos los derechos reservados 2021. Políticas de Privacidad

    Agendar Cita